Hitler habría vivido en la patagonia

 

hitlerEl Führer alemán no se habría suicidado como cuenta la historia oficial. Tras la derrota de las tropas nazis se habría refugiado en Bariloche. Opina el escritor Abel Basti
La teoría se maneja desde hace muchos años, incluso algunos diarios nacionales hablaron al respecto durante la década del ‘40. El Führer alemán no se habría suicidado el 30 de abril de 1945 por disparo y envenenamiento de cianuro junto a su esposa Eva Braun, sino que habría emigrado a España, para luego recalar en la Patagonia. Más precisamente en Bariloche.
La documentación que puede encontrarse en varios artículos de la época asegura que Adolf Hitler habría realizado un pacto de paz con Estados Unidos, otorgándole la libertad para emigrar a otro país, tras la derrota de las tropas nazis. Y luego de una breve estadía en España, viaja a Bariloche, donde habría pasado gran parte de su vida. La muerte lo encuentra en algún lugar de la Argentina en la década del ‘60. Estos datos se desprenden de la investigación realizada por el escritor argentino Abel Basti, en su libro Bariloche Nazi, quien entrevista a personas que aseguran haber estado con Hitler luego de la Segunda Guerra Mundial.
En una entrevista con La Tecla Patagonia, el escritor revela más datos sobre esta otra parte de la historia. Allí aclara como el líder nazi logró burlar a sus enemigos. “El bigote característico y su flequillo hubieran llamado la atención”, fue por eso que el cambio de aspecto fue una de las principales obsesiones del ex líder alemán. “Rapó su cabeza y se afeitó el bigote dejando percibir una cicatriz en el labio superior que nadie conocía”, asegura Basti.
A esto se le suma que “en 1945 la Patagonia era una de las regiones del mundo con la mayor baja de población, menos de un habitante por kilómetro cuadrado. Además, en el mar había más de 3 mil kilómetros de costas sin ningún tipo de control que permitían el arribo a través de submarinos principalmente”. Y si bien había una muy baja densidad de población, “había colonias alemanas preexistentes que eran pronazis”. La privacidad del Fhürer estaba asegurada si se considera que “el turismo era prácticamente incipiente, y los peones que trabajaban en la estancia no tenían información de quiénes eran los personajes de la escena bélica”.
Basti también destaca sobre la relación del nazismo con el gobierno peronista. “Los medios de la época y los principales opositores al partido no lo pasaron por alto. En 1946 cuando Perón asume la presidencia, no se pone un coto a la migración nazi, tampoco lo hicieron los Estados Unidos, pero la idea de que el líder del partido estuviera en territorio nacional, valió la crítica y cuestionamientos políticos desde varios sectores”. Pero el arribo de Hitler al país fue posible gracias al aparato internacional que permitió que el líder alemán fingiera su muerte. Su suicidio habría sido una farsa que se preparó con bastante anticipo, sostiene Abel Basti.
EL ENGAÑO
La trama secreta del suicidio del líder nazi y su esposa
La historia oficial cuenta que tras la derrota en manos de los aliados, Hitler se suicida junto a su esposa Eva Braun. Sin embargo, podría haberse tratado de una puesta en escena. Ya en el momento de fingir su muerte, Hitler había firmado un pacto de paz con los aliados, que le permitiría escabullirse y alejarse de cualquier juicio o pena de muerte. Documentos de la época, aseguran dar cuenta de la sospecha sobre el exilio del líder alemán.
En el parte médico ruso, quienes exhumaron el cadáver de la persona que estaba en el búnker describen claramente que no se trata del Führer. Un archivo de audio de la BBC informa sobre la situación de los forenses, quienes certifican que se trata de un “doble” de Hitler.
“La farsa es montada con un doble que tenía Hitler, aunque contaba con varios dobles, eligen al mejor para llevar a cabo el suicidio”, indica el escritor Abel Basti. En cuanto a Eva Braun, la esposa de Hitler, la simulación de su muerte fue infinitamente más sencilla dado que “pocos conocían su aspecto”, indica el autor de Bariloche Nazi.

Nota tomada de: InfoGlaciar.

Anuncios