Plantá tomates cherry en casa

Es la variedad más pequeña de este fruto comestible. Su tamaño oscila entre apenas 1 y 2 centímetros. Así que si querés plantar tomates cherry en tu casa, el espacio no será un problema. Necesitarás una maceta de unos cincuenta centímetros de diámetro y de profundidad, lo ideal es que esté situada a pleno sol. Todos los consejos para plantar, regar y cuidar esta planta, en esta nota.

El tomate cherry o tomate cereza es la variedad más pequeña de este fruto comestible. Su tamaño oscila entre apenas 1 y 2 centímetros. Si querés plantar tomates cherry en tu hogar, entonces, el espacio no será un problema.

Necesitarás una maceta de unos cincuenta centímetros de diámetro y de profundidad. Lo ideal es que esté situada a pleno sol, aunque no en una zona demasiado cálida ya que las temperaturas muy elevadas retardan el crecimiento de la planta.

Cuando no haga frío es el momento de comenzar tu plantación. Plantá dos o tres semillas por pozo, a un centímetro de profundidad. Regá con abundante agua y tapá la maceta con un plástico transparente hasta que se produzca la germinación, lo que sucederá entre seis y ocho días más tarde.

Lo mejor es que elijas las plantas más fuertes y que cada dos plántulas entierres un tutor a unos treinta centímetros de profundidad. Clavá, entonces, cuatro tutores para ocho plántulas y hacé, en el medio, un pozo para el riego. Deberás regar cada cuatro días aproximadamente.
Al crecer las plantas, tenés que atar el tronco principal a un tutor y sacar los brotes axilares. Cuando los tomates estén bien maduros, podrás cosechar.

Una buena idea es plantar perejil en el borde de la maceta: esta hierba aromática protegerá a nuestros tomates cherry de la mosca blanca. El mismo efecto se logra con el ciboulette.

Al plantar tomates cherry, recordá que no debés regar en exceso ya que podés terminar enfermando tu cultivo y no podrás aprovechar los frutos.

Anuncios